jueves, 26 de abril de 2007

Sabores añejos

2 joyitas han aterrizado en mi reproductor de MP3 que me están alegrando las orejas.

La primera es Back to Black, de Amy Winehouse (gracias, Manolo). Un disco que, lo primero que haces al escucharlo es mirar el año de publicación. Y sí, es de 2006, aunque parece de hace 4 décadas: suena a clásico de los 60, soul desenfadado, pegadizo, con una producción que sabe a vinilo y una voz afroamericana en la garganta de esta inglesa mestiza que es Amy Winehouse. En definitiva, una delicia.



Y si Back to Black suena a vinilo, Suit Yourself de Shelby Lynne suena a cassette. Con una producción espartana, esta grabación parece más una maqueta que un CD, lo que le da un aire sincero y desnudo al disco. Country acústico y tranquilo en este noveno trabajo de la ya veterana Shelby Lynne, aunque parece una sorprendente opera prima.



¿Quién dijo que ya no se hace música como la de antes?

PD: Os dejo el video de Rehab, tema con el que Amy Winehouse abre el Back to Black.

2 comentarios:

kusinkay dijo...

Uhhm, Amy Winhouse! esta perla negra, más que por su voz por su pasado turbio que hace honor a su apellido de licorería.
¿Quereis otro sonido madurado en barrica de roble?
No os perdais "People Gonna Talk" de James Hunter. A veces hasta me parece oir en el pickup el crepitar de las motitas de polvo sobre el disco.
"'Til Your fool comes Hoooome"

Rafa dijo...

Gracias por la recomendación, Kusinkay. Investigaremos a este James Hunter, a ver qué tal.

Sobre la afición de la Srta. Amy por la botella, ya hablaremos en un futuro post pero, efectivamente, al parecer a la chica le gusta más el pipiripipipí que a un tonto una tiza.