lunes, 16 de septiembre de 2019

Straight On Till Morning

La primera vez que crucé el charco fue en 1997, para participar en un campo de trabajo en un pequeño pueblo llamado Newport, en el estado de New Hampshire, USA. Paseando por unos grandes almacenes de por ahí vi un CD de un grupo que no conocía: Straight On Till Morning (1997), de unos tal Blues Traveler. Había carteles con la portada y varios estantes con el CD, en un lugar privilegiado de la tienda, ya que era una novedad al parecer importante. Pregunté al estadounidense que nos acompañaba si era un disco de blues, a lo que me respondió que no, que pese al nombre del grupo, no tenía nada que ver con el blues. No supo definir el estilo de música que hacían, pero me dijo que estaba muy bien, que le gustaban mucho. Así que, movido por la escueta recomendación, el nombre del grupo (que unía dos de mis debilidades), y la portada, que me pareció muy chula, compré el disco.

Nunca he acertado tanto en una compra a ciegas como esa vez. La música de los Traveler me flipó (todavía lo hace), y después de ese álbum compré en Amazon (cuando Amazon solo vendía libros y discos) ni más ni menos que seis más del grupo (los 5 anteriores y el inmediatamente posterior al Straight On...), e incluso llegué a verlos en directo un año más tarde, en un festival al aire libre cerca de Oakland, California.



Prácticamente todos los temas del disco me gustan, pero hay que decir que los 4 primeros son espectaculares. Abre con Carolina Blues, donde la banda demuestra que ha conseguido un sonido único e inconfundible (¡ay, qué tiempos aquellos en que los grupos buscaban un sonido propio!), gracias entre otras beldades a los bending imposibles de la alucinante armónica del líder y cantante John Popper. Le sigue Felicia, con una linea de bajo magnífica a cargo del malogrado Bobby Sheehan, que murió 2 años después por sobredosis. El tercer corte es Justify The Thrill, una canción que cada vez me gusta más, con muchos cambios de ritmo, otra vez con el fantástico bajo de Sheehan como elemento conductor, y donde los solos de armónica se enlazan con solos de guitarra. Y Canadian Rose es otra maravilla, más comercial que las anteriores (fue el tercer single del disco), y en la que Popper toca un instrumento de viento poco habitual, el irish whistle, una flauta tradicional usada en la música celta que aquí le da un punto irresistible a la canción.
 

El resto de cortes son todos magníficos, y pese a la variedad de estilos que cultiva el disco, como la balada Yours, el funk-rock de Last Night I Dreamed o el blues de Make My Way (¡al final resultó que sí tocaban blues!), el conjunto es homogéneo, fiel a ese sonido propio de la banda pero a la vez heredero de muchos grupos de los 70.

Sin lugar a dudas, uno de los álbumes y de los grupos de mi vida.

sábado, 14 de septiembre de 2019

Gracias, Wallapop


Debo ser la única persona de este planeta que piensa que el formato CD va a volver. Y si no vuelve, al menos en mi caso, o mejor dicho en mi casa, es un hecho que disfruto más un álbum si suena en CD que si lo pongo en el Spotify. Llamadme dinosaurio si queréis (pero llamádmelo con cariño, no seáis cabrones).

Así que de vez en cuando voy ampliando mi cedeteca, y ayer mismo me hice con estas tres joyas, por 3 euros cada una, un precio irrisorio.
  • Brothers and Sisters (1973), de The Allman Brothers Band
  • The Singles (1987), de The Pretenders
  • Dead Ringer (1981), de Meat Loaf
¡Gracias, Wallapop! Y muchas más gracias al tío que me los vendió, claro.



PD: Curiosamente, Meat Loaf cantaba la canción estrella del disco a dúo con Cher, que estuvo casada desde 1975 a 1979 con Gregg Allman. El círculo se cierra.

martes, 3 de septiembre de 2019

Jodie Cash en La Traviesa


La Traviesa (Torredembarra, Tarragona), 1 de septiembre de 2019. La Travi nos regaló otra tarde para enmarcar programando a Jodie Cash. La barcelonesa y su grupo presentaron varias canciones del que será su segundo trabajo, Mil noches (2019), con varios temas en castellano, y recuperaron cortes de su primer disco, Rollin' Swingin' (2016), íntegramente en inglés a excepción de la divertida La ranchera de mi madre, que también cayó en el repertorio. Y como no, las versiones marca de la casa: Take it Easy (Eagles), Simple Man (Lynyrd Skynyrd), Nutbush City Limits (Tina Turner) y Fortunate Son (Creedence Clearwater Revival) como colofón. Así que una gran velada de rock sureño, rockabilly, blues y rock gracias a esta reencarnación femenina y catalana de Johnny Cash, y la genial banda que la acompaña.

 

martes, 6 de agosto de 2019

Mi canción del verano 2019


Rosa, morena
¿Dónde estás morena rosa?
En qué playa solitaria
Acunada por la deriva de las olas
Morena, morena rosa

Rosa, morena
¿Dónde estás morena rosa?
El sol en la piel, la noche en los ojos
Y en las orejas Joao Gilberto cantando la bossa
Morena, morena rosa

Yo sigo aquí esperando
Esperando volver a ver
El oleaje de tus cabellos
Estallando en el acantilado de tu cuello

Esperando volver a escuchar
Tu voz de cala bría
Rompiendo en las cuevas de mi oído

Esperando volver a decir
Tu nombre de agua cristalina
Esperando volver a besar (bella ragazza)
El salitre en las dunas de tu espalda

Rosa Morena,
¿Dónde estás morena rosa?
Ya me cansé de envidiar a la arena,
Morena
Y yo ya me he cansado de esperar
Morena
Y ya me he cansado de esperar.



Otras canciones de otros veranos:

domingo, 28 de julio de 2019

El cierre de Arsis


Tras 50 años, Arsis, la penúltima tienda de discos que quedaba en Tarragona, cierra sus puertas. Raro es que haya tardado tanto, dado el escaso mercado actual de la música en soporte físico, pero que su cierre fuera previsible no te quita ese punto de melancolía que conllevan noticias como éstas.

La tienda está en liquidación desde hace días, así que no pude evitar dejarme caer por ahí y agenciarme unos CDs, formato que, a pesar de lo criticado por los acérrimos del vinilo, siempre me ha gustado bastante. Las piezas que me llevé a casa fueron un recopilatorio de Miles Davis (The Real Miles Davis, 2011), el From the Cradle (1994) de Eric Clapton y el Behind the Mask (1990) de Fleetwood Mac, que ya tenía en plástico y que tiene algunos temas que me encantan, como el poco conocido The Second Time que cierra el disco, donde la voz de Stevie Nicks todavía me pone los pelos de punta.