jueves, 13 de julio de 2017

The Vegabonds en La Traviesa

Bluesgrass Bar La Traviesa (Torredembarra, Tarragona), domingo, 9 de julio de 2017. Otro domingo travieso, acompañado de amigos y respectivos vástagos, en esta ocasión para disfrutar de The Vegabonds. Conocía a esta banda de Nashville por sus dos últimos discos, de un southern agradable y sin estridencias. Y a las 20.30, puntualísimos y todavía con la luz del día, así empezó el concierto: con canciones tranquilas, sonoridades amables, temas de pop-rock sureño sin sobresaltos ni aristas.
 
Pero, ¡ay, señores!, la cosa no iba a quedarse en eso. Los ritmos y la graduación fueron aumentando con el devenir del bolo, y con las primeras sombras el sonido se fue animando, creciendo, y el grupo metiéndose al respetable en el bolsillo. Ayudaron algunas versiones (Tom Petty, Allman Brothers, los Stones...) pero, sobre todo, un buen repertorio y una factura impecable. Los Vegabonds no son los tíos más habladores del mundo, pero su fe en su música y su discografía suple con creces esta carencia: no se limitan a alargar los temas innecesariamente, si no que van encadenando canción tras canción, tocadas con entrega y pasión, ya que se nota que creen en ellas y las disfrutan. 
 
 
Al cabo de 2 horas de goce y música ininterrumpida, tuvimos que retirarnos, ya que los peques daban muestras de cansancio y al día siguiente tocaba madrugar. Una lástima, porque al parecer (por el setlist pegado a uno de los altavoces y por los rumores de que tocarían hasta las 23.00) todavía hubo media hora de bolo, que tal como estaba la banda y el público, debieron ser memorables. Así que quedamos contentos, y con ganas de volver a ver a estos hillbillies si vuelven a dejarse caer por aquí.
 
 



PD: Todas estas fotos tan chulas son obra y cortesía de David.

lunes, 26 de junio de 2017

Domingos traviesos

El pasado fin de semana se inauguraba la temporada de conciertos estivales del bluegrass bar La Traviesa de Torredembarra (Tarragona). Para quien no lo conozca y vaya a estar cerca este verano, que sepa que es un lugar emblemático, con casi 40 años de historia, de obligado peregrinaje para los amantes de la música de los 70 en particular, y del rock'n'roll en general.
La temporada la abrió el sábado un grupo de Reus, pero nosotros nos dejamos caer por allí ayer domingo para disfrutar de The Mothercrow: un voluntarioso grupo de Barcelona, todavía sin disco en el mercado, que ofrece un rock setentero atiborrado de influencias más que evidentes (Led Zep, Hendrix, The Doors...) pero con temas interesantes y la mar de potentes.



Así que buena música, buena compañía, y un escenario de lujo para el que, espero, sea el primero de unos cuantos domingos traviesos en este tórrido verano recién estrenado. Y de aquí 15 días, si todo va bien, The Vegabonds.

jueves, 15 de junio de 2017

Discos que no te salvarán la vida IX

Vamos con una ecléctica selección de discos que me están alegrando estas tórridas tardes preestivales..

Tajmo (2017), de Taj Mahal & Keb' Mo': No todos los días dos de tus bluesmen preferidos aunan esfuerzos para sacar un disco conjunto. A sus 75 años, Taj Mahal sigue en un estado de forma envidiable, tanto a la voz como a la guitarra, y su discípulo Kevin Moore no le va a la zaga. Así que toca disfrutar de este Tajmo, una buena colección de blues, soul y funk. Temas amables, luminosos, que te dibujan una sonrisa en los labios, y entre ellos, algunas versiones de lo más sorprendente, como el Squeeze Box de The Who o el Waiting on The World to Change de John Mayer, de la que curiosamente hablamos en los albores de este blog, hace más de una década.


Love and War (2017), de Brad Paisley: Tras el fracaso de su arriesgado Wheelhouse (2013) -comprensible, ya que a pesar de la valentía, el resultado no estaba a la altura de las buenas intenciones-, Brad Paisley regresó a su zona de confort, y ahí sigue. Pocas sorpresas, pues, en el sonido (el country accesible de su anterior trabajo, Moonshine in the Trunk (2014)) y en las letras (el paso de la juventud a la madurez, la familia, la vida sencilla...) de este Love and War. Así que se echan de menos los instrumentales poderosos, los riffs afilados y la frescura de antaño. Pero el toque de guitarra de Paisley siempre es una gozada, y si afinamos el oído es fácil disfrutar del feeling y la maestría del cowboy del sombrero blanco entre melodías desgraciadamente previsibles. Además, el álbum nos sorprende con dos colaboraciones de lujo: Mick Jagger en Drive of Shame y John Fogerty en el tema que le da título.



Windy City (2017), de Alison Krauss: La última recomendación viene de la mano de la siempre efectiva Alison Krauss, que en esta ocasión ha "aparcado" a su grupo habitual, Union Station, para ofrecernos el disco más country y menos bluegrass de su carrera. Como siempre, la señorita Krauss emociona gracias a esa voz privilegiada que le dieron los dioses, como queda patente de buen comienzo en las primeras estrofas de la balada que abre el disco, Losing You. También hay canciones más movidas, como la It's Goodbye And So Long to You que sigue, con un aire entre rockabilly y honky tonk. Pero en general, los derroteros de este Windy City son los temas lentos, melancólicos, estremecedores como el que da título al álbum... La música ideal para degustar en el porche de una casa de Louisiana, sentado en una vieja mecedora y con un vaso de jugo de zarzaparrilla en la mano, sea lo que sea eso de la "zarzaparilla".

domingo, 28 de mayo de 2017

In Memory of... Gregg Allman

 
2017: un año fatídico para los fans de The Allman Brothers Band. El pasado 24 de enero fallecía, a los 69 años, Butch Trucks, uno de sus miembros fundadores. Al parecer, Trucks se pegó un tiro delante de la que era su mujer desde hacía 40 años, Melinda Trucks. Algo que me parece sorprendente, ya que el tío de Derek Trucks siempre me pareció uno de los brothers más sensatos y menos inestables, a tenor de lo que leí en la biografía One Way Out: The Inside History of the Allman Brothers Band (2014).


Y justo ayer, Gregg Allman, otro de los fundadores del grupo, y uno de los que le dio el nombre junto con su hermano Duane, moría en su casa de Savannah (estado de Georgia, EEUU), también a los 69 años. En este caso, la delicada salud del pequeño de los Allman -que había sufrido hepatitis C, cáncer de higado y una infección respiratoria que derivó en una operación de pulmón, además de varias adicciones- dijo basta y se llevó por delante a uno de los mitos del blues rock de todos los tiempos. Tras de sí deja el maravilloso legado discográfico de The Allman Brothers Band tras 45 años de carrera; unos discos en solitario más que dignos, entre ellos el fantástico Low Country Blues (2011) producido por T Bone Burnett; y unas memorias, My Cross to Bear (2012) que ardo en deseos de leer.

Hoy, miles de Melissas están de luto. Gregory Lenoir Allman, descansa en paz.





jueves, 18 de mayo de 2017

Parecidos razonables IV

Vale que los nórdicos no son los tíos más creativos del mundo, pero... ¿de verdad que el diseñador gráfico de la portada del segundo álbum de los suecos Adrenaline Rush no podía haber tirado un poco de imaginación? ¿O era necesario "inspirarse" tanto en la portada del primer disco de la banda?


Adrenaline Rush (2014)

Soul Survivor (2017)

De acuerdo con que la moza está de muy buen ver, y algún publicista habrá decidido que tiene que ser la imagen del grupo. Pero, hombre, no sé, ponla de pie, o en otra pose, o acompañada de los músicos... Y además, chica, ¿no tienes otra mirada que la de soslayo?

Otros parecidos razonables:
- Oli Brown y Jonny Lang
- Seesaw y Live at the Regal 
- Oscar Isaac y David Verdaguer