martes, 1 de febrero de 2011

Manowar kill!

Hace unos años leí en Rolling Stone una entrevista a Estopa en la que los hermanos Muñoz afirmaban que cada hombre, independientemente de su origen, estrato social o nivel cultural, tiene un macarra dentro. No puedo estar más de acuerdo. De hecho, ésa es la razón por la cual a cualquier tío le gustan las Harley bien cromadas, los relojes de pulsera del tamaño de una paella para 20, y/o los Hummer, más apropiados para invadir Irak que para ir a buscar a los niños al cole. Todo esto viene a cuento porque, revisando los álbums cargados en mi reproductor de MP3, me doy cuenta que el iPod alberga no uno ni dos ni tres sino ¡CUATRO! discos de Manowar, la banda más macarra que parieron los 80.

Como bien dice Allmusic.com, Manowar cayeron en más clichés del heavy metal en la primera mitad de su debut de 1982, Battle Hymns, que la mayoría de bandas en todas sus respectivas carreras. Cuero, tachuelas, melenas, riffs contundentes y títulos tan explícitos como Kings of Metal, Metal Warriors, Violence and Bloodshed o Hail and Kill daban una idea clara de qué hablaba y a qué sonaba la banda estadounidense. Me encantaba Manowar cuando era un quinceañero, y aun hoy escucho con una sonrisa en los labios sus primeros trabajos. Evidentemente, ni hace 25 años ni mucho menos hoy nadie se puede tomar demasiado en serio sus letras, canciones tan wagnerianas que te dan ganas de reclutar una horda de bárbaros e invadir el Imperio Romano, Polonia, Andorra, o lo que se ponga por delante. Pero su música me parece arrolladora, ideal para cuando a the quinqui in me le apetece escuchar algunas animaladas.

Y es que, a pesar de sus pintas de macho men (que, por cierto, dejaban muy en entredicho su heterosexualidad), algunos de sus temas son verdaderos hitos en la historia del metal. Para muestra, un botón: este Carry On, que en determinados momentos recuerda a los mejores Queen.



5 comentarios:

Jordi dijo...

Long live Heavy Metal yo también llevo mi makarra dentro (Harley)
birras para todos

TwoHeadsOneBrain dijo...

Yo también disfrute mucho de esta banda cuando era adolescente y los ví en directo (Donosti) con un sonido atronador con el que me volaron la cabeza. De hecho creo recordar que estaban catalogados como la banda que mas alto volumen empleaban para tocar en directo.
De vez en cuando sale de mi ese macarra del que hablas y me pego unas buenas sesiones de Heavy Metal.
Un saludo.

MaeseRancio dijo...

Other bands play... Manowar kill!!

Recuerdo una noche, hace la tira de años, escuchando El Pirata, que puso el tema Blow your speakers del Fighting the world y me cambió la forma de entender el heavy metal. Me apunté lo que entendí del nombre "Manoure" y al día siguiente salí corriendo al Corte Inglés a ver si tenían ese disco. Había uno y me lo pillé.

Años más tarde cuando vinieron a Sevilla tuve la suerte de que me firmaran el vinilo. Y además la noche antes del concierto, un amigo mío (que era el promotor) y yo, nos los llevamos de tapas por el centro. Y lo que más me llamó la atención de ellos es que no tenían nada ver que con la imagen que dan. Joey DeMaio es el tío más correcto y educado que te puedas echar a la cara.

Yo también fui al concierto de Donosti, pero mi primer concierto de ellos fue brutal, inolvidable, en la Canciller de Madrid. Recuerdo que la pintura caía del techo de la potencia con la que tocaban.

Por cierto acaban de sacar un disco que es la regrabación de su primer trabajo Battle Hymns, con Christopher Lee haciendo la narración que en su día hizo Orson Welles.

Perdón por el rollazo, pero es que con Manowar me habeis tocado la fibra sensible.
:-)

Rafa dijo...

Jordi: I tant que tots portem un macarra dintre! Encara recordo la samarreta de Harley que em vas regalar, i lo content que me la posava!

TwoHeads: Si, yo también recuerdo ese mito o realidad que era la banda que más decibelios metía en sus conciertos. Qué gozada, me hubiera encantado verlos. A ver si los pillo algún día que se acerquen a Barcelona.

Maese: veo que has pillado el porqué del título del post ;-) ¡Qué fuerte, irte de tapas con ellos! De rollo nada, de hecho deberías hacer una entrada en tu blog con esta historia de irte de tapas con los "Manoure"...

Paquirrín dijo...

Bah, éstos son una cuadrilla de gays.