domingo, 6 de febrero de 2011

¿Dónde está la revolución?

Hace unos meses leí Escritos de un viejo indecente (1969), una recopilación de artículos y cuentos del gran Bukowski. Siempre es para mí un placer leer al viejo Charles. Y es que cuando un relato empieza con la frase

"la noche que vino la puta de ciento veinte kilos yo estaba preparado"

...sabes que la historia ha de ser buena a la fuerza.

Pero que nadie se confunda: no sólo de pornografía habla Bukowski. Como él bien dice, "el sexo es sin duda la tragicomedia, no escribo sobre sexo como instrumento de obsesión". En efecto, el sexo es la parte ligera del drama bukowskiano, pero de lo que habla realmente el escritor maldito es de los marginados, de los perdedores en la lucha de clases, de las víctimas del capitalismo antropófago. Temas tan candentes en nuestros días como, al parecer, hace 40 años. Buk también reflexiona sobre la revolución, esa revolución pendiente de la que se hablaba a finales de los 60:

"si, revolución suena como muy romántico. pero no lo es. es sangre y tripas y locura; es niños asesinados por interponerse en el camino, niños que no entienden qué coño pasa. es tu puta, tu mujer con el vientre abierto de un bayonetazo y violada luego ante tus ojos. es hombres torturando a hombres que antes reían con los dibujos del ratón Mickey. antes de meterte en este asunto, determina dónde está el espíritu y dónde estará cuando todo esto termine. (...) lo malo es que ellos han estado quitándonos la vida sin disparar un tiro. también yo trabajé por sueldos de miseria mientras un pez gordo violaba vírgenes de 14 años en Beverly Hills. (...) pero antes de matar algo asegúrate de que tienes algo mejor con que sustituirlo; algo mejor que oportunistas políticos que sueltan palabrería de ocio en el parque público. (...) por favor, tened cuidado con vuestros caudillos, pues hay demasiados individuos en vuestras vidas que preferirían ser presidentes de la General Motors a quemar la gasolinera de la esquina. sólo que como no pueden conseguir una cosa, van a por la otra."

Las palabras del escritor han resultado premonitorias: la revolución nunca llegó, nadie se atrevió a empezarla, y hoy, en lo que llamamos primer mundo, parece aun más imposible que hace cuatro décadas que la gente se levante contra el sistema. Túnez, Jordania, Egipto están en llamas. ¿Puede estallar la revolución a Occidente?



4 comentarios:

günner dijo...

Para que haya una revolución las cosas han de estar MUY jodidas, y en Occidente sólo están jodias.

Yo estuve muy empantallao con Bukowski, pero luego me empezó a parecer que siempre contaba lo mismo.
Leída La senda del perdedor (gran libro) leídos todos.

José Fernández dijo...

Leido cualquier libro de Bukowski, leidos todos, si. Yo también tuve mi epoca, pero siglos ha que no me acerco a nada de este hombre. Aún así me sigo acordando de un aforismo del hombre que siempre me hizo gracia: Cuando el amor se convierte en una obligación, el odio se convierte en un placer (o algo así).

Lo de la revolución suena muy cansado, lo que que va contra mis principios xD

MaeseRancio dijo...

Este autor es uno que está en mi lista, larga lista, de libros por leer.

Por cierto, el último libro de Hornby, regu nada más, eh?

Rafa dijo...

Günner, buena reflexión sobre la revolución.

Günner y José, efectivamente, leído un libro de Bukowski, leídos todos. Pero de todos modos, siempre me gusta leerle, aunque sepa a "releerle". Siempre es mejor que leer a ciertos autores que quieren inventar la sopa de ajo y aburren a las ovejas. Buk es apuesta segura.

Maese: A mí, Juliet Naked me gustó, aunque no tanto como otros de Hornby, claro. Que no es Alta Fidelidad, vaya...