jueves, 10 de febrero de 2011

Blues for Gary

Como ya se ha comentado a lo largo y ancho de la blogosfera musical, el pasado domingo fallecía, a los 58 años de edad, el gran Gary Moore. A diferencia de mis admirados blogueros, yo no descubrí al guitarrista irlandés durante su etapa con Thin Lizzy, sino que lo hice con su ya mítico álbum Still Got The Blues (1990). Contaba yo entonces con 18 añitos de edad, y estaba empezando a introducirme en el blues, escuchando cintas de gente como Sonny Boy Williamson, Junior Wells o Howlin' Wolf, unas grabaciones con mucho sentimiento pero de una calidad terrible. Y de repente entró en mi vida el Still..., con el mismo feeling pero con una producción impecable y un irresistible sonido de guitarra. B.B. King, Mark Knopfler, Eric Clapton... Pocos guitarristas hay que, con sólo escuchar unas notas, puedes identificar de quién se trata. Gary Moore era uno de ellos. Aun hoy me maravilla cómo hacía sollozar a su guitarra, en temas como el que daba título al Still Got The Blues, o aquel Parisienne Walkways que, no importa las veces que lo haya escuchado, siempre me pone la piel de gallina

Durante los años siguientes adquirí y disfruté enormemente del After Hours (1992), el Blues Alive (1992) y el recopilatorio Ballads & Blues (1995). También de algunos temas que sonaban por la radio del Blues for Greeny (1995), el disco donde Moore reinterpretaba temas de su admirado Peter Green. Nunca compré ese disco, pero ayer me hice con él gracias a la bendita Internet, y ahora mismo me está regalando los oídos.

Luego le fuí perdiendo la pista, en parte porque cada vez era más difícil encontrar emisoras que programaran su música, en parte porque estuve investigando nuevos valores del blues como Jonny Lang o Shannon Curfman. Pero la triste noticia de su muerte me ha impactado. Moore deja como legado un montón de grandes composiciones y unos lamentos como sólo él sabía arrancarle a la guitarra. Gary, we got the blues for you.

2 comentarios:

MaeseRancio dijo...

Yo le descubrí con el Run for cover y luego supe, después de haber estado escuchando mucho a Thin Lizzy, que había tocado en esta banda.

Luego le seguí en sus primeros discos de blues y más adelante bastante intermitentemente.
Hay un disco que me gusta mucho de él, que es con la banda Scars (Gary Moore, Cass Lewis y Darrin Mooney).

Hace dos o tres veranos fui a verle en el Festival de la guitarra de Córdoba, donde nos deleitó con un magnífico concierto.

Descanse en paz.

Txals dijo...

A mí me pasó lo mismo. Después del Still got the blues me enteré que había sido guitarra de Thin Lizzy. Una gran pérdida para el blues y el rock.
Saludos, bonito homenaje.