miércoles, 19 de octubre de 2011

Los 40 (4 de 8)

Seguimos...

Guns n' Roses, Apetite for Destruction (1987): Poco se puede decir de este disco que no se haya dicho ya, así que rememoraré mi experiencia personal: me lo dejó mi amigo Pere, y era el bueno, el de la portada que luego censuraron. Welcome to the Jungle me noqueó al instante, y escuché el disco hasta la saciedad, alucinando con cada tema. Recuerdo que poníamos una y otra vez Paradise City en una especie de jukebox de videoclips de un bareto llamado Carioca, pero al que nosotros llamábamos Sauna Tahoe, por el calor que hacía dentro y por la pinta de indio que tenía el dueño.

Lax'n'Busto, Lax'n'Busto (1991): El grupo de El Vendrell siempre fue uno de mis preferidos de los que surgieron en aquella movida que etiquetaron como Rock Català. Su segundo y homónimo disco tenía canciones pop, rock e incluso blues, pero también algún temazo más duro, como aquel impresionante Toc de plor. Y de hecho, bastantes años después, cuando su cantante y líder dejó la banda, se pasaron al hard rock clásico. Y así siguen.


Little Angels, Jam (1992): Un grupo británico que hacía un rock durillo pero sin estridencias. No descubrían la sopa de ajo ni eran los más duros de la clase, pero me gustaban (de hecho compré casi toda su discografía). Tengo que reconocer que años después he vuelto a escuchar sus discos, y me han parecido demasiado comerciales. Pero mira, por aquel entonces me entretuvieron, que es más de lo que algunos adalides del hard pueden decir.

Loquillo y los Trogloditas, ¡A por ellos!... que son pocos y cobardes (1989): En los 80, todo artista o grupo español que se preciara tenía que sacar un doble en directo: Miguel Ríos, Joaquín Sabina y Viceversa, Radio Futura, Los Secretos, Burning... y Loquillo y los Trogloditas, claro. El A por ellos... pilló a la banda del loco en la cima de su carrera, y era un fantástico repaso a sus mejores temas, con una fuerza y un feeling arrebatadores. Desde el Carne para Linda que lo abría hasta el Barcelona ciudad que lo cerraba, puro rock'n'roll de alto octanaje. Y es que, ¿quién podía resistirse a canciones como La mataré o Cadillac solitario, que se han convertido en parte de la historia de la música de este país?

M*Clan, Un buen momento (1995): Antes que Alejo Stivel les descubriera que para hacer pasta en España hay que hacer pop y no rock sureño, los M*Clan parieron un par de discos antológicos. El primero de ellos, este Un buen momento, una gozada de ópera prima, fue el que más me gustó. Luego, los murcianos perdieron la estrella y la vergüenza, echaron a Santi Campillo (o se fue él, no sé), y se dedicaron a música bastante más comercial y muchíííííísimo más aburrida. Fui a verlos en directo hace cosa de un año, y me largué del concierto a los 20 minutos. Una lástima, con lo que prometían estos chicos...

3 comentarios:

Cult dijo...

'Un buen momento' es un discazo y 'Coliseum' uno de los mejores discos de rock que se han hecho en este país. Comparto que verlos actualmente en directo es sumanente decepcionante -y hasta irritante-.
Ya que lo has mencionado, si te marcó el 'A por ellos...' invitarte a que vengas algún día a vernos a 'El Pájaro loco - Banda tributo a Loquillo y Trogloditas', intentamos ser 100% fieles al sonido 'Troglodita' de aquellos años.
Un saludo!

Chals dijo...

Loquillo y los Gunners, que recuerdos. EL A por ellos lo quemé de tanto escuchar, aun no he sido capaz de hablar de él, no sé por donde empezar, y del Appetite ya hace tiempo que no lo escucho, yo no tuve la suerte de pillar la edición con esa portada, aunque aparecía dentro. Buena serie esta que te marcas. Saludos

günner dijo...

Yo, en cambio, el Appetite a penas lo escuché! jeje