viernes, 15 de febrero de 2008

La esencia

Esto del lenguaje es una herramienta bien maja, la verdad. Que podamos comunicar nuestros pensamientos y sentimientos a otras personas por medio de la palabra es un hecho que asombra si piensas en lo que ha tenido que evolucionar la humanidad hasta conseguirlo.

Os diría que es mi forma preferida de comunicación, pero hay otra que me gusta más, umm.... Pero estas otras requieren contacto y/o intercambio de fluidos, y eso ya es otro cantar. Bueno, para ser precisos, hay individuos que intercambian fluidos incluso cuando hablan, pero oye, mejor nos dejamos de porquerías y os cuento algo sobre rock'n'roll.

Lo de plasmar nuestras ideas en palabras tiene un problema, sobretodo cuando hablamos de cosas tan subjetivas y atadas a las emociones como la música: el uso de etiquetas. Todo cuanto vemos, percibimos y experimentamos tiene que ser etiquetado y clasificado para poderlo transmitir por via oral, y eso es un problema, porque inmediatamente se pierde la esencia de la experiencia.

Que si rock, que sipop, que si progresivo, que si alternativo, que si indie, que si ....

Preguntas por el concierto de esta noche de una banda que no conoces, y en la respuesta, inevitablemente, aparece la categorización: "estos hacen rock industrial con matices de country progresivo". Coño, vamos a dejarlo, mejor nos vamos al cine. Y lo que te hubiera gustado si hubieras ido, lo que te has perdido, porque tocaban como dios, pero como no entra en tu categoría, ya prejuzgas y decides. Y así, en todos los aspectos de la vida.

Por eso valen tanto la pena esos momentos en que pones a descansar tu mente, le das al play, y la música te invade con una energía que te recuerda al primer día que la descubriste. Es entonces cuando te das cuenta de que eres un adicto, muchacho, y que harás lo que sea para conseguir tu dosis. Y es que esta droga, y de muy pocas puedes decir esto, no tiene efectos secundarios negativos, a no ser que te pases con el volumen.

Y mientras suena el tema, sigues flipando hasta que bajas la guardia y vuelves a las andadas. Vuelves a conceptualizar y pensar que estás escuchando "rock sureño de una excelente jam band, que a veces es capaz de tocar reagge fantásticamente, aunque el último disco es un poco justito".

Y justo entonces, en ese momento, acabas de perder la esencia.


3 comentarios:

Ana dijo...

Contacto?, intercambio de fluidos?.
Quién eres tú y qué has hecho con David?!! ;-)

Decías....el uso de etiquetas.(puaj!)
Todo cuanto vemos, percibimos y experimentamos tiene que ser etiquetado y clasificado para poderlo transmitir por via oral, y eso es un problema, porque inmediatamente se pierde la esencia de la experiencia. SI! ESO ES!!

Tengo un amigo(informático)que cuando tengo que recomendarle un libro tengo que aprenderme antes la nacionalidad del autor,el género,la editorial, el nombre del traductor (si está traducido) .....Ag!(y lo mismo con las películas) para cuando he acabado de recopilar toda esa información (que luego soy incapaz de transmitirle)he perdido por el camino "la esencia" de lo que quería le llegara.
Abajo las etiquetas!!.

Almond dijo...

Coño,

Pues con lo fácil que es decir "sí, hombre, lo escribió el tío ese que estaba casado con fulanita":-)

Al fin y al cabo de lo que se trata es del "placer", ¿no? Y que carajo importa si un disco (novela, peli,...) no tiene ***** si te ha hecho "sentir" y pasar un buen rato leyendo o escuchándolo.

Importa un carajo, ¿verdad? o es que da vergüenza reconocer que gusta algo demasiado comercial, romántico o violento?

Ay, no sé. Debe ser que es lunes y no hay sol.

Almond.

Ana dijo...

Almond,

En MI CASO (y en el tuyo por lo que leo) es una cuestión de "placer" y si me ha hecho "sentir" un libro o una peli.
Me dan igual las **** que tenga o las "etiquetas" de las que venga precedido.
Pero esa soy yo.

ÉL funciona de otro modo y del mismo modo que él se arma de paciencia y me explica(en mi "lenguaje", que es el de los sentidos) el funcionamiento de cualquier "aparatitomaldito" (no me llevo muy bien con la tecnología)yo, no puedo menos que informarle de algo, que creo le puede interesar, en "su lenguaje" (aunque eso me cueste la salud y alguna que otra "pataleta" como la de mas arriba, je!)y si eso supone aprenderme la nacionalidad de quien sea pués AMÉN!.

Para relacionarme con él he de salir de mi "zona de confort" y superarme, eso me gusta. No es fácil ni cómodo pero si ÉL baja el listón me ofendería mucho.

Un besazo soleado Wpa.
(es martes y sigue sin salir el sol pero que eso no nos limite)