miércoles, 23 de enero de 2008

Siempre locos

"La Historia nos enseña que el hombre se comporta juiciosamente una vez ha agotado todas las demás alternativas.
Para la mayoría de los grupos de rock, la persecución del juicio es una prioridad inferior, comparada con la fama, la fortuna y la fornicación. Así era el grupo Strange Fruit".

Con esta voz en off empieza Still Crazy, la película que aquí han titulado Siempre locos. Mezcla de comedia y ese neo-realismo amable británico (¡toma etiqueta que me acabo de inventar!) que puso de moda Full Monty hace unos añitos y que continuaron cintas como Billy Elliot, Oriente es Oriente o Las Chicas del Calendario, Still Crazy narra la historia de Strange Fruit, una prometedora banda de rock de los 70 (ficticia, por supuesto) que se disuelve tras un accidentado concierto.

Más de 30 años después, y con la floreciente moda (no ficticia, como sabéis) de recuperar viejas bandas y hacer giras revival, uno de los miembros pretende reunir al grupo y volver a los escenarios para intentar vivir lo que pudo haber sido y no fue (además de embolsarse unas libras, claro). Y aquí empieza la historia, reagrupando primero a los dispersos músicos (dispersos en el sentido geográfico y mental) y luego lanzándose a la carretera para intentar recuperar el sonido que les hizo más o menos famosos.

La peli se deja ver. A los tópicos de una banda de rock durante una gira (la lucha de egos, el alcohol y las drogas, los pedos en el autobús...) se les unen las situaciones estrambóticas de estos músicos en edad provecta, aunque como buena cinta de neo-realismo amable británico (ya que me he inventado la etiqueta, a ver si la popularizo), también tiene sus momentos emotivos. Y todo ello, aliñado con una digna BSO y algunas frases memorables, como la que abre este post o la que reza: Si es cierto que los hombres son de Marte y las mujeres de Venus, entonces los baterías son de Plutón.

En fin, aunque la idea argumental podía haber dado para más, Siempre locos es un muy recomendable film para pasar una rato entretenido, especialmente si eres amante del rock. Vale, no es Casi Famosos, pero (afortunadamente) tampoco The Wonders.