domingo, 14 de abril de 2019

A contraluz

Ya conté, hace más de 10 años, cómo descubrí a los uruguayos La Vela Puerca. Desde entonces, he ido siguiendo su ya dilatada carrera y he escuchado la mayoría de sus discos. Mi favorito es éste que recomiendo hoy, A contraluz (2004), una joya que, simple y llanamente, me flipa.

Aviso para navegantes: a La Vela hay que escucharla con el volumen a todo trapo. De hecho, es un grupo y un disco que me hubiera gustado descubrir con 18 años, bailarlo en los bares medio borracho (o borracho del todo), y desnucarme a ritmo de ska y punk-rock. Pero pese a mi edad provecta, me encanta, y sigo disfrutándolo cuando me lo pongo en el coche y giro la ruedecita del equipo de sonido más de lo que la salud de mis tímpanos recomienda.

Cada corte del álbum es un himno, así que me cuesta horrores elegir 3 o 4 temas de entre los 14 que lo componen. Pero venga, vamos a ello:

De atar: Empieza con un riff sencillo pero potente y va creciendo hasta estallar en el estribillo: Esto no es joda voy avisando / Me pongo malo y estoy de atar / Solo te cuento que estoy tratando / De ya no perderme nunca más. La usaron como apertura de su disco en directo Normalmente Anormal (2009) para volver loco al público sólo empezar.

Va a escampar: Uno de esos raros temas, como Bohemian Rhapsody o Losing My Religion, que no tienen estribillo, que por tanto no parecen demasiado comerciales, y que acaban convirtiéndose en la canción insignia de la banda. Una maravilla ineludible en cualquiera de sus conciertos, y su tema con más reproducciones en Spotify y similares.

Caldo precoz: Aires de punk-rock pero con los cambios de ritmo marca de la casa, y donde se conjuran momentos gloriosos: el riff machacón de guitarra, la sección de vientos en éxtasis, y el estribillo que pide ser cantado a grito pelao: ¡Cállese, por favor!

Haciéndose pasar por luz: Ska ska ska! Otro tema de ritmo frenético para bailar a golpes. Si no te mueves escuchando Haciéndose pasar por luz es que te trasplantaron el corazón de un perezoso a los pocos meses de nacer.

Buf, y me dejo en el tintero el reggae Escobas, la folkie En el limbo, la metalera Doble Filo... Un álbum tan ecléctico como sobresaliente, y que ha sido un gustazo recuperar.

PD: En España poca gente conoce a La Vela Puerca, pero para que veáis el fenómeno que es en Uruguay, aquí una pequeña colección de tatuajes que se hacen sus seguidores, los veleros, muchos de ellos con fragmentos de canciones de este disco.




No hay comentarios: