lunes, 3 de febrero de 2014

RockFM

Hace unos meses se estropeó el reproductor de cinta del radiocassette de mi coche. Este incidente, que en la era del MP3, el wi-fi y el bluetooth puede parecer una nimiedad, ha supuesto para mí un pequeño drama cotidiano. Y es que allí era donde conectaba mi iPod, usando una de esas cintas con un jack que convierten la señal del reproductor de MP3 para que puedan ser escuchadas en un reproductor de cassette. Y como mi antidiluviano automóvil no tiene cargador de CDs, ni mucho menos algún sistema inalámbrico de conexión, me he quedado con la radio como la única manera de escuchar música mientras conduzco, lo cual últimamente y por razones que no vienen al caso, tengo que hacer más a menudo de lo que me gustaría.

Ya despotriqué en un lejano post de 2007 de las emisoras nacionales de por aquel entonces, y hasta hace bien poco el panorama no había mejorado mucho. Así que, ahí me teníais, sentado al volante,  saltando de cadena en cadena, y pasando del reggaeton de Radio Merengue al flamenco-pop de RTT, y de los debates neoliberales de la COPE a las letanías de Radio María... Un panorama, vaya.




Pero un día, en mi fútil deambular por el dial, apareció una emisora de la cual no tenía noticia. Se trataba de RockFM, una radio que emite precisamente eso: rock. Huelga decir que se ha convertido en mi estación de referencia, y la escucho casi siempre que subo al coche, exceptuando alguna franja puntual en que busco noticias. ¡Qué gozada, volver a conducir escuchando a AC/DC o a Led Zeppelin! Y es que RockFM emite principalmente los temas más clásicos de las bandas más clásicas. Es imposible contar cuantas veces suenan Run to the Hills de Iron Maiden, Livin' on a Prayer de Bon Jovi, Sweet Child O'Mine de Guns n'Roses o Nothing Else Matters de Metallica... Esa es quizás una de las pegas que se le pueden encontrar a la emisora, que abusan de las canciones más conocidas de los grupos y dan poca cancha a temas menos trillados, lo cual para mí sería un acierto. Otro "pero" que le encuentro es que no hacen demasiado o ningún caso a los nuevos grupos de hard rock, como a los de la hornada escandinava o a gente como los irlandeses The Answer, los británicos The Darkness o los estadounidenses Foxy Shazam. Y por último, que de vez en cuando se les escapan algunos temas que yo no calificaría de rock, como el Sounds of Silence de Simon & Garfunkel, el Roxanne de The Police o el... bueno, o cualquiera de U2.

Pero en general, todo un soplo de aire fresco en el claustrofóbico espectro español. Y es que, como reza una de sus cuñas, han tenido que pasar 90 años desde la primera emisión radiofónica en España para que haya una emisora dedicada al rock. Esperemos que dure y que, puestos a soñar, sea la primera de muchas. Mientras tanto, Long Live Rock...FM

3 comentarios:

sammy tylerose dijo...

Efectivamente, podrían pinchar temas de nuevas bandas o bien temas de banda clásicas algo menos trillados, pero incluso ellos se deben a su público. Sus oyentes, que no deben ser pocos, quieren escuchar "Highway to Hell", "Sweet Child O' Mine" y "Satisfaction", así que para que arriesgarse a perder share!
Olé por ellos, por tener huevos de apostar por el RN'R.

TwoHeadsOneBrain dijo...

Yo los pillo con alfileres a esta emisora. La intención es buena..pero acabas hasta los compadres de escuchar siempre las mismas canciones, aunque sean buenas
Comparto la opinión de Sammy.
Un abrazo Tron.

Rafa dijo...

Completamente de acuerdo con ambos, Sammy y 2heads. Arriesgar un poco más no le iría nada mal, a RockFM. Pero bueno, comparada con el resto de emisoras del espectro radiofónico, es una flor en el desierto...

¡Abrazos!