martes, 23 de septiembre de 2008

Musha Shica

Bando

La Regidoría de Cultura y Espectáculos del Ayuntamiento de Tarragona hace saber que, si durante el mismo año natural organiza dos (y sólo dos) conciertos de flamenco fusión, ambos se programarán el mismo día, a prácticamente la misma hora, y en horarios intempestivos.

Por joder, más que nada
.

La presente directiva municipal motivó que, cuando empezó la actuación de La Shica, el lunes, 15 de septiembre, a la 1.20 de la mañana, en el Parc de Les Granotes no hubieran más que cuatro gatos, dada la coincidencia horaria con el concierto de El Bicho (aburridísimo, por cierto), que había empezado una hora antes en la Plaça de la Font. Si a eso le sumamos la deficiencia inicial del sonido, y el espartano equipo de luces que alumbraba el escenario, hay que reconocer que era árdua la tarea de llevar el espectáculo a buen puerto. Pero lejos de amedrentarse, Elsa Rovayo, La Shica, se dijo: ¡Si estamos en familia! ¡Y casi a oscuras!: ¡Lo bien que lo vamos a pasar!

Dicho y hecho: con su pelo rapado, su sonrisa de oreja a oreja y sus caderas sandungueras, la ceutí empezó a derramar a borbotones esa macedonia de copla, flamenco, hip hop y funk que configura su primer y hasta la fecha único disco, Trabajito de Chinos. Y el respetable, claro, se apuntó raudo a la fiesta. El sonido, gracias a Dios, mejoraba, y fueron cayendo los temazos Lloro, Sol de mi sol, Maricarmen, La Bien Pagá... contagiando de buen rollito a todos los presentes. Hasta los más escépticos disfrutaban con el compadreo de La Shica, que no dejaba de hablar con el público. ¿Cuál queréis ahora:una muy triste de una cosa que me pasó una vez, o una pa' reir? Una pa' reir, ¿no?, preguntaba para dar paso a la divertida El Probador. Mientras, y dado que acababa de terminar El Bicho, incesante degoteo de rezagados, que alucinaban con el pollo que estaba montando la atípica coplera. El contrabajo se dejaba las yemas, el guitarra soleaba como un bendito, y las coristas hacían temblar Tarragona a golpe de tacón. Risas, palmas, flamenqueo, el público coreando los temas... El duende de Elsa y de toda la banda inundaba el parque en el que, para el que suscribe, fue el mejor concierto de las Fiestas de Santa Tecla 2008.

Pero ya eran casi las 3.00, y un único disco no da para tanto, así que a la horita y poco, muy a pesar de todo el mundo, se terminó. Vítores, aplausos, y todos a dormir contentos por haber desafiado a Morfeo y haber asistido a tan magno espectáculo. Grande, muy grande, esta Shica. Ojalá vuelva pronto: por aquí ya se la echa de menos.


PD: Gracias, Tatiane, por las fotos.

2 comentarios:

Tatiane dijo...

Rafa, gracias a ti por ter me llevado a conocer la musica, dansa y energía de la Shica.
Seguro que fue el mejor concierto "made in Spain" que he estado desde que llegue por estas tierras!!

Burdon dijo...

Pues si que es mala baba programar dos conciertos de flamenco fusión casi al mismo tiempo. Pero bueno... entonces la shica bien no?, me lo apunto para cuando se pase por aquí, que si que desprende buen rollo sí. :)

Un abrazo!