miércoles, 16 de julio de 2008

Jeff Healey connection

Más veces de las que me gustaría vienen a mi mente pensamientos de nostalgia, de un tiempo en que ese cóctel explosivo llamado adolescente empieza a darse cuenta de que la vida es hermosa a pesar de todo, y de que la música que empieza a acompañarlo a todas horas va a formar parte de su vida para siempre, ligada a situaciones y momentos especiales, cual banda sonora de pasiones y desengaños.

Un tiempo en que descubres discos que te vuelan la cabeza, canciones maravillosas que sabes con certeza que se han escrito solo para ti, momentos de soledad buscada donde descubres que significa estar en calma contigo mismo y, por encima de todo, la noche y el rock como un estilo de vida (y no precisamente 0,0%).

Probablemente estéis pensando ya que lo que me pasa se llama vejez, y recién cumplidos los 35 podría empezar a estar de acuerdo, pero más bien creo que es el efecto que me produce escuchar discos que me conectan con esa época. En particular, el esencial Mess of Blues de Jeff Healey, un trabajo comercializado tan solo pocos días después de su temprana muerte a los 41 años, este mes de marzo. Jeff es uno de los grandes que me ha alegrado siempre la vida, y mucho.


Intentando ser lo más objetivo posible, solo puedo calificar a Mess of Blues de excepcional. Aunque algunos de sus temas han sido grabados en vivo, no se trata de un trabajo de directo, pero suena como si lo fuera, fresco e inmediato. Se nota que Jeff hace lo que le gusta y disfruta haciéndolo, y eso es destacable porque este es su primer disco de blues en 8 años, en un hiato dedicado por entero a su proyecto alternativo de swing jazz, con el que grabó 2 discos a la trompeta. Como dice el mismo Jeff, "Me gustaría demostrar a la gente que mi respeto por el blues permanece tan fuerte como siempre, igual que el compromiso que tenemos con la gente que viene a oírnos cuando tocamos" (link)

Este un disco de aquellos que apetece comprar, por los que vale la pena pagar, un homenaje póstumo a un artista con el que siento una conexión. Uno de los grandes, de aquellos en que cada nota es personal, sincera, arriesgada y llena de feeling.

Pegádle una escucha, compradlo si podéis. Estoy seguro que os conectará con lo mejor de vosotros mismos.

3 comentarios:

Almond dijo...

No sé que año debía correr (94?). Lo que sí que recuerdo es que estábamos en plena canícula leridana y hacía un calor del demonio.

Una tarde, en un intercambio de impresiones musicales (algo habitual en aquellos tiempos) me hablaste de un tal Jeff Healey y días después me pasaste una cinta, con SRV en la A y el Hell to pay del canadiense en la B... Aluciné. Con decirte que el “Full circle” lo rebobiné tantas veces que no sé como resistió tantos asaltos.

Por si acaso me olvidé de decírtelo, fue un regalo perfecto. Mil gracias.

Besos.

Manolo dijo...

Solo paro un segundo para deciros que he vuelto a escribir. besos

david dijo...

Manolo! Una alegría leerte de nuevo, muchacho.

Que los Meters te guíen en esta nueva etapa!