lunes, 21 de julio de 2008

Hijos de la gran chingada

Pues ya les conté que cuando yo era chamaquito escuchaba unas cintas de música que me dejó la mamasita de mi papá. Y de esas cintas, la que más me latía, tenía la bola de rancheras de artistas mexicanos bien chidos, como José Alfredo Jiménez o Armando Manzanero.

Ya de chamacón me gustó buscar sonidos que mezclaran el rock con el folklore de acá nuestro México, y descubrí a algunos grupos bien padres como The Mavericks, deSol o Los Lonely Boys, aunque cantaban en inglés y hacían una música más para gringos que para nosotros los hispanos. Pero gracias a un post de mi cuate Maese Rancio, recién encontré a unos cabrones que no paro de escuchar: Chingón, la banda del director de cine Robert Rodríguez.

¡Yahuaaa, qué gran grupo! En su segundo y último disco, Mexican Spaghetti Western, estos hijos de la gran chingada interpretan temazos mexicanos como Malagueña Salerosa (incluída en la BSO de Kill Bill, vol. 2), Cuka Rocka (una versión bien pendeja de La Cucaracha) o Cielito lindo, pero así con guitarras bien mamadas y tocados a toda madre. ¡Ándelen y no dejen de abrir sus orejitas para oír tan tremenda canción!





Así que desde aquí esta Calle del Bourbon, que ahorita mismo voy a bautizar como del Tequila, gracias güey por el descubrimiento... ¡y que viva Jalisco, huevones!


PD: Perdón a todos los mexicanos por el atropello a su lengua, y un abrazo desde el Este del Atlántico.

2 comentarios:

burdon dijo...

Esto está padrísimo Güey! Suena muy vacilona la rancherita.

Mientras leía el post te puse la voz de Chavela Vargas, no sé por qué, jeje...

Jo mateixa. dijo...

Andale, Rafito.
Que bueno que pusiste la cancioncita.

Rancheras y tequila!!!! que padre!!!