miércoles, 18 de junio de 2008

Paradojas fotográficas

Leí en algún sitio que una de las grandes paradojas de la fotografía es intentar meter la grandeza de un paisaje en un papel de 10x15 cm (supongo que la versión actualizada diría en una pantalla de 17 pulgadas, pero la idea es la misma). Otra de las paradojas debe ser en la que incurro yo cuando salgo de viaje: me encanta pararme y disfrutar de los músicos callejeros o danzas folclóricas que encuentro por las ciudades, empaparme de los sonidos y bailes que añadirán a mi recuerdo del lugar un componente musical. Y entonces, desenfundo mi cámara digital y fotografío el espectáculo, confiando capturar el momento.

No lo consigo, claro. Revisando mis fotografías meses después, la evidencia me golpea: soy incapaz de recordar la música que sonaba cuando tomé cada instantánea. Pero bueno, al menos la imagen perdura, y ya es algo. Os dejo algunos mis infructuosos intentos: el primero tomado en mi ciudad natal, y el resto allende los mares.


Batucada en el Fiesta de la Solidaridad de Intermón Oxfam (Tarragona, 2008)


Folklore en las calles de Lima (Perú, 2004)


Músico en el desierto de Wadi Rum (Jordania, 2004)


Desfile en el barrio chino de Bangkok (Tailandia, 2005)


Capoeira en la plaza de Pelourinho, Salvador de Bahía (Brasil, 2006)


Mariachis en Playa del Carmen (Méjico, 2006)

1 comentario:

Jo mateixa. dijo...

Potser no has pogut captar la música en una foto, però a les imatges has pogut atrapar la esència del moment i de la gent quan interpreten allò que moltes vegades surt del cor, la mùsica.