viernes, 13 de junio de 2008

Bellrays: el día después

Bueno, lo prometido es deuda. Ahí va una pequeña crónica de lo que vivimos con Almond ayer por la noche, en la presentación del Hard, Sweet and Sticky de los Bellrays en la sala Apolo de Barcelona.

La cosa empezó bien, llegamos pronto y pudimos comer algo en una cervecería que está muy cerca. En la misma, unas mesas más allá, los 4 componentes del grupo y su técnico de escenario se tomaban tranquilamente unas birras, sin que nadie les molestara en ningún momento. De hecho, el bajista y el baterista saludaron a unos cuantos parroquianos que claramente iban a asistir al concierto, sin que nadie les hiciera demasiado caso. Supongo que es lo que tiene tocar en una banda casi desconocida para la mayoría de los amantes de la música. Pero probablemente James Hetfield no hubiera podido cenar tan tranquilamente....

Una hora más tarde ya estábamos en el interior de la sala principal del Club Apolo, y para los que no la conozcáis... vaya sala, vaya ambiente: suelo de madera, iluminación curradísima, mesas laterales en pequeños reservados, y un escenario muy, muy cercano al público.

Un ambiente ideal para unos Bellrays que se hicieron esperar lo justo. Sobre las 11 de la noche aparecían en escena los 4 fantásticos, negro sobre blanco, soul sobre punk impecable, y dejaron claro en los 4 primeros temas que son una banda con una energia de directo muy importante. Puro rock'n'roll de alto voltaje, durante el cual pudimos apreciar la primera sorpresa: ya no está el guitarrista habitual y, en su lugar, el bajista está a las 6 cuerdas haciendo un trabajo más que digno. Un nuevo bajista, que no paró de sonreir y bailar durante todo el set, y un batería ataviado con la misma cinta con la que Matts Wilander no consiguió pasar de cuartos en Winbledon se encargaron de una base rítmica sólida y potente.

Pero todo esto era de esperar. Lo que da un toque estratosférico al grupo es la presencia en escena y la garganta de Lisa, que no desfalleció ni un instante, y que, una hora y media más tarde, dio fín al concierto dedicándolo al gran Bo Diddley, que falleció a los 71 años, hace unos días.

Por cierto, de fotos, nada de nada. Nuestra cámara estaba a unos kilómetros de distancia. Pero lo que vimos es muy similar a esto, extraído de aquí.


¡ Maximum Rock'n'Soul !

4 comentarios:

Ana dijo...

Dos días después (de tu crónica) aún me estoy preguntando para qué abriré esta boquita que el señor me ha dado!. (Quiero una crónica, quiero detalles....ag!).

Y si! me estoy muriendo de envidia (de la mala, malísima) y de profundo arrepentimiento (por no haber ido).

Ahora, si me disculpas, he de dejarte, tengo que escribir cien veces "no pediré crónicas a David".

Un beso (sin rencores ;-)

Manu dijo...

A los Bellrays los descubri aqui en el bourbon street y es uno de los mejores descubrimientos de este año, gracias por ponernos la miel en los labios, yo estuve viendo a Kansas el otro día y tantas cosas no puedo ir a ver tanto en lo económico como en el poco tiempo que dispongo. Verdaderamente son una muy buena banda.

Lumiuca dijo...

Gracias por enlazar nuestras fotos de The Bellrays. No conocía el Blog y me ha gustado bastante. Añadiré en el mío un enlace al vuestro. Si os hace falta algo más... no teneis mas que pedirlo. Un saludo.

Il Cavaliere dijo...

Que gran banda, estos tipos deberían reinar por todo lo alto. Parece que la marcha de Tony Fate de momento no se ha notado mucho.

Saludos!.