jueves, 27 de marzo de 2008

Válvulas y amplis

Leo en un artículo de Jorge Bueno sobre amplificadores a válvulas la explicación de esos sonidos maravillosos, de amplis al rojo vivo cuyo corazón es un componente electrónico prácticamente obsoleto en la mayoría de aplicaciones, pero totalmente vigente en el mundo de los músicos y audiófilos:

"Las válvulas fueron los dispositivos electrónicos activos por excelencia desde principios de siglo hasta bien entrados los años sesenta. Entonces se vieron desbancadas por los diminutos transistores y diodos de estado sólido, capaces de desempeñar las mismas funciones en espacios mucho más reducidos, con un menor peso y con temperaturas de funcionamiento muy inferiores a las de las válvulas. Parecía ser un gran alivio para los músicos: más potencia y menos peso... guau!!! A principios de los setenta empezaron a salir nuevas empresas que apostaban por la amplificación a transistores y las ya consolidadas ampliaban sus catálogos con este tipo de amplis para no perder ventas ni mercado.

Pero el transistor se encontró desde sus inicios con un grave problema: su linealidad y su mejor rendimiento teórico daban como resultado en circuitos de audio sonidos muy fríos y con poco carácter.

Esta es la razón básica por la que la válvula se ha mantenido desde entonces en amplificadores para instrumento musical y aplicaciones de audio profesional para estudios de grabación y alta fidelidad. Su comportamiento no lineal y "teóricamente imperfecto" quedan de sobras compensados con resultados de sonido mucho más musicales y atractivos en cuanto a la tonalidad. Un simple circuito con una sola válvula puede dar un gran carácter y color al sonido. Ni siquiera un complejo circuito digital es capaz de emular al 100% el comportamiento de una válvula..."


Todo esto viene a cuento porque hace unos días me ha tocado cambiar las válvulas de mi ENGL Sovereign. Hacía 5 años que no lo hacía y ya tocaba. Lo llevé a una conocida tienda de amplis en Barcelona, y el cambio en el sonido ha sido espectacular, porque normalmente las válvulas de serie no matan, y aprovechas para mejorarlas cuando las cambias.


Sólo cambiando las válvulas de la etapa de potencia ya mejoró un montón. Me quedó, pero, una espinita clavada. Una de las válvulas del previo que me pusieron, la que va en la posición 1, fué una Grove Tubes 12AX7M (donde M indica una re-edición de la mítica 12AX7 de Mullard, una de las marcas míticas británicas de componentes). El sonido me encantó: amplio, claro, cálido y muy musical. Pero desgraciadamente, en unas horas, el ampli empezó a hacer ruidos molestos y detectaron que era precisamente la 12AX7M la que estaba mal. Eso me costó un viaje de nuevo a la tienda, y una segunda 12AX7M volvió a fallar, así que desestimamos esa válvula y tuve que conformarme con una 12AX7 de Electro-Harmonix, que suena muy bien, pero no es lo mismo.

He buscado un poco, y aparte de confirmar que hay muchos problemas de fiabilidad con las Grove Tubes 12AX7M, he encontrado que se fabrica otra re-edición de la Mullard 12AX7, ésta con críticas excelentes.

¡Ya la he pedido, y espero poder explicaros en unos días lo bien que suena!

La eterna búsqueda del sonido continúa....

2 comentarios:

Félix dijo...

No te quiero decir lo que choca ver una de esas válvulas al lado de uno de esos diminutos ipod. En casa de mis padres aún hay una radio de válvulas, comprada en los 60, con caja de madera y capaz de pillar Radio Exterior de España e incluso emisoras de barcos en alta mar.

¿Qué sería de la música sin la electrónica, de las guitarras sin efectos, sin amplis?

Ludovico dijo...

Aunque no lo creas, no me gusta mucho el sonido de un ampli de valvulas, a menos que sea algun ampli ingles. Prefiero el sonido de un ampli de transistores... no se por que.. pero funciona-