domingo, 11 de noviembre de 2007

Lagartos en Tarragona

Finalmente, y por motivos menores (el menor tiene anginas) nos perdimos a Marc Ford ayer por la noche. Estaría francamente triste si no hubiera disfrutado como un condenado con la descarga que se marcaron los Sol Lagarto en la Vaquería el viernes. Esperaba justo esto de ellos, y no me decepcionaron en absoluto.

Muy probablemente a ellos les hubiera gustado más tocar en un escenario mucho más grande, quizás más alto, y seguro que con mucha más gente, pero para mí, que flipo cuando puedo ver a los músicos a dos metros, a mi misma altura, cuando te pueden oír y cuando les ves sudar de verdad, lo del viernes fué la bomba. A las fotos os remito.

Lo que estos tíos transmiten es autenticidad, más allá de tendencias o posibles comparaciones con grupos o sonidos parecidos. Con sólidas raíces en el rock americano, el acento sureño sirve de base para una mezcla potente, donde el blues está presente pero se esconde, y los toques de funk y soul nos indican continuamente que no estamos ante un grupo cualquiera, que estos músicos saben lo que se hacen. La base rítmica es impresionante (mención especial a Norman, el batería, qué clase). El grupo gravita en torno al bajo de Ramón, sólido, cálido y siempre en su sitio. A los lados, joder, qué guitarras, muchachos, Uri y Frank (George vs ENGL, me costará decidir cuál va a ser mi próximo cabezal). Y Ernest es, simplemente, un cantante excepcional y un frontman potentísimo, y cuanto cuesta encontrar las dos cosas juntas hoy en día.

Me cuesta encontrar un pero. Mientras veía el concierto pensaba como meterles caña en este blog, para que no se me viera tanto el plumero, pero entonces tocaron Lie to Me, de Jonny Lang, y mandé los peros a la mierda.

En la página de Norman podeis escuchar un par de temas de su último disco (Mundo Circo, re-editado de forma ampliada como Prorrogrado). Si os va el rollo, no os los perdáis en directo, ahora que tienen por delante un par de citas especiales: el próximo sábado 17 con Fito en el Palau Sant Jordi, y el sábado 24 solos en el Apolo, ambos en Barcelona. La cosa promete.

Os dejo algunas fotos:






Keep on rockin', my friends. Nos vemos las calvas.

1 comentario:

Almond dijo...

Sin lugar a dudas lo que vivimos el viernes fue un despliege de auténtico rock’n’roll.

Absolutamente genial. Sin fisuras. Contundente y sincero. Vamos, un derroche de talento de un grupazo con ganas de comerse el mundo. En este sentido, good luck muchachos, ya que parece que es lo único que necesitáis

Al acabar el concierto, con Marc, Dani y David ya planeábamos la próxima cita “lagarta”. Seguramente en el Apolo el día 24/11.

No os la perdáis!