domingo, 9 de septiembre de 2007

Un disco de blues

Hace muchos, muchos años, en un país muy, muy lejano... Bueno, de hecho fue hace 9 años, y el país en cuestión era Estados Unidos, concretamente en la ciudad de San Francisco. Allí, una chica me pidió que le recomendara un disco para llevarle como souvenir a su hermano, al cual le empezaba a gustar el blues. Después de pensarlo un rato, opté por recomendarle Keb' Mo' (1994), el primer disco del autor del mismo nombre

Había descubierto al señor Kevin Moore (nombre real de Keb' Mo') el año anterior, en New Hampshire, escuchando discos en casa de un chaval americano que, por cierto, quería ser presidente de los EEUU (allí todavía creen que cualquier ciudadano de a pie puede ser presidente del país, aunque al final lo acabe siendo George W. Bush, hijo de ex-presidente, multimillonario, magnate del petróleo e hijo de p***, también).

Pero a lo que ibamos: el primer disco de Keb' Mo' es una manera estupenda de introducirse en el blues. En él homenajea constantemente a Robert Johnson, tanto en el diseño como en la manera de tocar la guitarra, en las melodías de las canciones o en las dos versiones de temas del llamado padre del blues. Pero la producción -impresionante, a cargo de John Porter- y un sonido preciosista (¡por favor, no os lo bajéis a 128kbps!) lo hacen mucho más asequible que las antológicas aunque rasposas grabaciones de los años 30 del gran Robert Johnson.

Lamentablemente, después de un segundo álbum también excepcional (Just Like You, 1996), Keb' Mo' se fue tirando a la comercialidad, prescindiendo de John Porter y buscando un sonido más easy listening. Discos como Slow Down, The Door o Big Wide Grin, sin ser malos, suenan mucho más predecibles que sus antecesores, y también menos frescos, más aburridos.

Pero el pasado 2006 el amigo Kevin recuperó a John Porter en la producción para grabar Suitcase, un disco donde vuelve a las raíces (tanto en estética como en el sonido de algunas canciones), lo cual hay que agradecérselo. De todos modos, creo que si hoy alguien me volviera a preguntar por un disco para introducirse en el blues, sin pensarlo demasiado volvería a recomendarle la opera prima de Keb' Mo'.

Por cierto, nunca supe si al hermano de Natasha le gustó el disco. Confío que sí...

2 comentarios:

Burdon dijo...

Ya me picaste la curiosidad con este tal Kev Mo Rafa, a ver si puedo escuchar el disco en cuestión, pero es que no doy abasto! A mi si me preguntaran por un disco de blues, les remitiría sin dudarlos al Boogaloo Corner de Manolo. Que de blues sabe un rato.

Bienvenido y bien hallado de vuelta, que no te dije nada.

Jo mateixa. dijo...

Estando tan bien aconsejado, seguro que le gustó. Sin duda.