lunes, 30 de abril de 2012

No Fuel Left for The Pilgrims

Hace unos meses, cuando repasé 40 de los discos de rock que me habían marcado la adolescencia, olvidé incluir en la lista No Fuel Left for The Pilgrims (1989), de los daneses D-A-D. Craso error, a fe mía: en mis años mozos lo escuché hasta la saciedad, ya que me encantaba esa mezcla entre hard rock y música del Oeste que lo caracterizaba. El álbum empezaba con el que fue el primer single, Sleeping My Day Away, con ese riff de guitarra tan ZZ Top al que se le unía ese bajo que sonaba a banjo eléctrico y ese medio tiempo de batería que conferían al tema unos aires fronterizos más propios del tórrido estado de Texas que de la gélida Dinamarca.

Continuaba con un trallazo, Jihad, una canción de carretera que contenía la frase que daba título al disco, y que era (y es) una de mis favoritas. Luego seguía con temas más calmados, Point of View y Rim of Hell (ojo, con calmados no quiero decir baladas, ya que el disco carecía de ellas), para empalmar con ZCMI, de tintes rockabillies, y dar paso a True Believer, un rock'n'roll de inspiración mötleycrüeniana y lírica motera. Y luego, los que conocéis el disco ya lo sabéis: Girl Nation, Lords of The Atlas, Overmuch... Temas donde el country, el southern, el rock duro y el punk se daban la mano, todos regados con unos riffs y unas líneas de bajo de lo más particulares, que dotaban a D-A-D de un sonido inconfundible.

Sonido que, por cierto, nunca han abandonado, ya que su último trabajo, DIC.NII.LAN.DAFT.ERD.ARK (2011), sigue teniendo ese sabor cowpunk que ya caracterizaba a la banda en sus inicios. Me temo que no entrará en mi Hall of Fame particular, pero No Fuel Left... sí lo hizo. Y por la puerta grande



3 comentarios:

ALVARO dijo...

Bunea entrada, probablemente uno de los disco que más veces he escuchado en mivida y en todos los formatos,
Para mí es una pieza básica para los amantes del hardrock, una joya única e irrepetible. En Dinamarca los conoce todo el mundo, es como si hablas de Barricada y rock en España.

King Piltrafilla dijo...

Sleeping... es una de esas canciones que no te cansas de escuchar una y otra y otra y otra vez.

Larry Runner dijo...

Pues yo hasta los he visto en directo y no están mal, pero nunca me han dicho demasiado, la verdad. Jamás me llegaron a enganchar.