miércoles, 16 de marzo de 2011

Lo hemos conseguido

Llevamos más de cien años devorando selvas, exterminando especies, usando los océanos como vertederos, vomitando veneno a la atmósfera, agujereando la capa de ozono y la corteza terrestre, despreciando las energías alternativas, conduciendo coches cuanto más grandes mejor, consumiendo sin límite...

Y apostando por la energía más letal. Para poder ir en camiseta por casa en invierno, para estar fresquitos en verano, para poder enchufar todos nuestros electrodomésticos, recargar nuestros móviles, fabricar nuestros juguetes electrófagos... Ignorando el peligro de la radioactividad, justificándonos con que esa energía es indispensable para mantener nuestro tren de vida, autoconvenciéndonos que es segura, que lo tenemos todo bajo control, confiando que no habrá ningún terremoto cerca de una central, ni un tsunami, ni un incendio, ni un atentado terrorista.

Ahora, el peligro nuclear se cierne sobre todo un país. Decenas de millones de personas amenazadas por unas circunstancias que no se podían dar, que no iban a ocurrir.

Lo hemos conseguido, podemos estar orgullosos.



4 comentarios:

günner dijo...

Tienes toda la razón.

Y como digo yo, las centrales nucleares son como los perros de presa...
efectivamente un pit-bull, si lo educas bien, no tiene porque hacerte nada. Pero como esté mal educado, te va a hacer más daño que un pekinés.
Pues las centrales nucleares igual.
Si todo está bajo control, estupendo, pero como haya problemas, te va a hacer más daño que una central hidroeléctrica.

King Piltrafilla dijo...

Opino igual. Es cierto que es una energía muy segura, que las probabilidades de que haya un accidente son mínimas... pero a la que pasa algo, los daños son catastróficos. ¿Vale la pena? Bueno, cuando las cosas ocurren lejos, es aquello ¿no?, da mucha pena y tal, pero no afecta. Pero señores, ¡en nuestro país también hay centrales!, algunas bastante más obsoletas que las japonesas y ¡por supuestísimo! menos controladas, con peor mantenimiento y con peores protocolos de emergencia. Así que, vayamos llorando todos por los japoneses, que el día que Garoña o Vandellós "peten" no nos va a dar ni tiempo de quejarnos.

Perem dijo...

Yo pasaba a devolverte la visita y me encuentro con una entrada de esas que me gustan. Bueno, te diré que en varias ocasiones, centenares, he comentado que el gran error de la Creación es el llamado Ser Humano. No hay otra especie que pueble el Planeta Tierra capaz de cargárselo. Un gran honor, sin duda.

Un saludo.

LoRbAdA dijo...

A ver si salen ahora a hablar aquellos que dicen que no se puede basar la energía en "molinillos".

Tenemos lo que nos merecemos.

Un saludo.