sábado, 20 de noviembre de 2010

Un bajista de otro mundo

Hace ya bastantes años que mi hermano apareció en casa con un disco diferente, que me sorprendió por lo inesperado. Cantaba como una almeja entre la regular brutalidad de la música que él solía escuchar en esa época. Lo escuchó durante un tiempo y después lo puso junto a sus CDs de Sepultura, Pantera, Soziedad Alkoholika, y otras lindezas, y siguió tocando el bajo.


El disco del que os hablo es el homónimo del gran Jaco Pastorius, un músico de otro mundo, un mundo de una belleza deslumbrante, incluso cegadora a veces, pero un mundo capaz a la vez de unas sombras rotundas, asfixiantes. Jaco padecía un trastorno maníaco depresivo que muy posiblemente contribuyó a la genialidad que podréis apreciar en toda su obra, pero que también lo llevó a la miseria, y ayudado por el alcohol y el consumo de drogas, a vivir como un homeless en la calle durante temporadas.

Es este un disco de jazz, pero no uno cualquiera. Publicado originalmente en 1976, contiene sin lugar a dudas uno de los mejores trabajos de composición e interpretación de los que un bajista haya sido nunca capaz. Si hay que destacar solo un tema, que quedo con el segundo corte, Come On, Come Over, una maravilla soul-funky rompedora.

Jaco Pastorius – Come On, Come Over

Yo no aprecié ese disco en su momento, y tampoco sé si lo hizo mi hermano (hoy se lo preguntaré, tenemos ensayo con la banda en un rato), pero desde hace unos meses Jaco ha irrumpido en mi vida musical, y no veas de que manera.

He descubierto para mi disfrute que un tema que siempre me ha encantado, y que os recomiendo sin reservas, tiene a Jaco en el bajo. No sólo el tema, sino todo el disco. Si es que no podía ser de otra manera, el bajista del Bright Size Life de Pat Metheny es también Pastorius. El tema que abre el disco es una auténtica pasada. Escuchadlo con unos buenos auriculares, y fijaros en lo que hace la base rítmica, y en especial el bajo. Íncreible.

Pat Metheny – Bright Size Life

Éste disco es otra recomendación importante. Si no lo tenéis ya en la lista, no tardéis en apuntarlo.


Abrumado por sus problemas mentales, por el abuso de sustancias, Jaco murió el 21 de setiembre de 1987 en Fort Lauderdale en una pelea con el vigilante y portero de un club al que se le negaba la entrada. Tenía tan sólo 35 años. Como reza su biografía en Allmusic, el cometa que llegó y deslumbró en los 70, cayó trágicamente en los 80. Tras de sí dejó un legado imprescindible, altamente disfrutable, impresionante a todas luces.

No puedo dejar de pensar qué hubiera podido crear si no se hubiera ido tan pronto. Pocos músicos me transmiten esa sensación de estar viendo un pintor creando una obra maestra cuando oigo sus temas. Y eso que aún no le he echado oído a su etapa con Weather Report, grupo de referencia, lo sé.

Si tenéis que empezar por algo, este puede servir:

Nos vemos, que la música os atrape.

1 comentario:

nortwinds dijo...

grandisimo Jaco, yo casualmente lo conoci tambien gracias a otro bajista, el de Saurom, que es uno de mis mejores amigos, un dia comenzo a dejarme cds de Jaco casi a la fuerza, y lo cierto es que quede atrapado por la fuerza, calidad y tecnica que tenia