martes, 26 de enero de 2010

Repóquer de jetas

Como ya avancé en el post anterior, hoy toca hacer un repaso a los discos más jetas, macarras y desvergonzados de mi iPod. El primero, de unos mitos, una de las mejores bandas que parieron los 80. Y el resto, cuatro álbumes relativamente nuevos, que demuestran que, 30 años después, el género del sleazy rock sigue vivito y coleando.

Girls Girls Girls (1987), de Mötley Crüe. Un clásico que siempre me apetece recuperar. No sé si Vince Neil y los suyos fueros los precursores del rock macarra y hedonista, pero sí uno de sus máximos exponentes en la edad de oro del hair metal. El título del disco, el cuarto de su carrera, lo decía todo: chicas de largas piernas y labios color borgoña, eso era lo único necesario para ser feliz en el Los Angeles de los 80. Las canciones son monotemáticas, pero increíblemente potentes. Y la guinda, el último tema, grabado en directo: la versión arrolladora y desmesurada del Jailhouse Rock de Elvis Presley. Una gozada.

Motherload (2008), de Big Cock. Los Big Cock (literalmente, Polla Gorda) suenan a AC/DC, a Mötley Crüe y a Skid Row, y sus letras hablan de sexo, de sexo y de sexo. Temas con títulos tan descriptivos como Get A Load of Me, Bump and Grind o M.I.L.F. dejan poco margen a la imaginación, pero son el acompañamiento ideal para sonar a todo trapo en el coche una noche de fiesta. Big Cock no pretenden inventar la sopa de ajo, pero su Motherload garantiza 35 minutos de diversión explosiva e irreverente.

Welcome to the Hotel de la Muerte (2009), de Gypsy Pistoleros. Estos londinenses se autodefinen como los reyes del Flamenco Rock'n'Roll Glam Punk Sleaze, ahí es nada. Su primer EP lo componen 5 temas a cual más alocado y mestizo. Los dos primeros, Vivo con los Gitanos y Walk through the Shadows, son auténticos trallazos con influencias mexicanas y country-rock. Sangre de las Rosas es el tema "tranquilo", más de 8 minutos de medios tiempos con sabor fronterizo. The Hotel de la Muerte recuerda de forma descarada al Chiquilla de Seguridad Social, pero a lo bestia. Y Son Illusiones es una versión de, agárrense los machos, un tema de.. ¡Los Chichos! ¿Quién puede aburrirse con todo esto?

The Devil in Your Bones (2009), de American Sixgun. Todo en este disco tiene sabor añejo: la diabólica pin-up de la portada, los títulos de las canciones (Rockstars Never Die, Dirty Lovin...), y por supuesto la música, que parece sacada de cualquier disco de metal de los 80. Pero lo que hacen los American Sixgun en este The Devil in Your Bones, su ópera prima, lo hacen bien. Temas guitarreros y con buenas melodías, que nos parece haber escuchado cien mil veces antes, pero que a los nostálgicos nos encantan.

El Grande's Saloon (2009), de Los Bastardos Finlandeses. A pesar de su nombre en español, Los Bastardos Finlandeses son, efectivamente, finlandeses. Los más rápidos y salvajes de las 5 bandas que hoy nos ocupan, este grupo hace metal acelerado, al estilo Anthrax, pero con aires western y una voz carajillera que recuerda a los míticos D.A.D. All My Amigos, El Grande Rides Again o Another Tequila son algunos de los divertidísimos temas que configuran este El Grande's Saloon. Quién hubiera dicho que el Río Pecos pasaba tan cerca de Helsinki.

4 comentarios:

MaeseRancio dijo...

Quitando a los Crüe, que por supuesto, ya los conocía... voy a por ellos!!!

MaeseRancio dijo...

Tremendos los Gypsy Pistoleros.

Gracias por descubrírmelos.

MaeseRancio dijo...

Y la primera canción de su disco "Para siempre" es una versión del "Ay qué dolor" de Los Chunguitos.

Almond dijo...

Rafa,

Escuchar a semejante tribu de sleaziers sólo lo podéis hacer los "elegidos".

Venga. A lo mejor algun dia me pongo con los Big Cock éstos, más que nada porque comentas que se parecen a AC/DC ;)