domingo, 20 de abril de 2008

Los girasoles ciegos

Estoy suscrito a Al caer el sol, blog del programa homónimo de la emisora Radio Sol XXI, y gracias a él he descubierto:

1- Que en este país le pegas una patada a una piedra y sale un cantautor (lo cual no es malo, dicho sea de paso).

2- Algunos de estos cantautores, realmente buenos e interesantes (y no demasiados visibles para el mainstream musical, me temo). Me refiero a gente como Rafa Pons, Dani Flaco o Luis Ramiro, entre otros.

3- Un libro recomendado en este post, que acabo de terminar y que me ha encantado: Los girasoles ciegos, de Alberto Méndez.

Los girasoles ciegos son cuatro cuentos situados en la España de posguerra, cuatro derrotas, cuatro muertes absurdas en una guerra tan absurda como lo son todas las guerras. Emocionante, Impactante, Bello, Horrible, Sobrecogedor, Tristísimo... Todos estos adjetivos me venían a la mente mientras lo leía, pero ninguno de manera tan insistente como NECESARIO.

En todos los países que han sufrido guerras civiles, genocidios, brutales represiones o dictaduras existe el debate de si hay que recordar la barbarie o olvidarla y pasar página (Camboya o Ruanda, por ejemplo, son países donde este debate está a la orden del día). Personalmente, y creo que así lo demuestra Los girasoles ciegos, el olvido y la indiferencia son, en primer lugar, una falta de respeto a los que murieron por defender la libertad, por pensar diferente que los vencedores o, simplemente, porqué el azar los unió al bando perdedor. Y en segundo lugar, hacen un flaco favor al futuro de cualquier país: hay que preservar la memoria histórica, recordar la crueldad, la sinrazón, la inhumanidad, las devastadoras consecuencias de cualquier guerra para que nunca, NUNCA, vuelva a ocurrir algo parecido. Sin acritud, sin rencor, pero con la suficiente humildad para aceptar un pasado escabroso y aprender de los errores cometidos.

4 comentarios:

Ana dijo...

Como siempre, bien estructurado, de verbo certero, implacable sin resultar escueto y expresivo sin parecer grandilocuente.

Lo leeré, no me queda de otra con la crítica que le has hecho.

La lluvia os sienta bien Rafael. Me place saberlo y más leeros.

Un beso.

Ludovico dijo...

Me alegra que haya cuentos así... por que hay que entrar en esas cosas que levantan ampollas, para poder reconciliar el pasado.

Buena recomendacion para el dia del libro :p

Almond dijo...

Tomo nota,

Aunque mi corazón últimamente no está para que se encoja mucho más.

Y es que un amigo se superó con un regalo Inesperado, Divertido, Excelente, Delicioso... como él, vamos :P

Un beso.

Almond

Santi dijo...

¡Hola Rafa! Soy tu primo FJ. Os leo a menudo y te escribo para decirte que me he hecho un blog: http://videa-bien.blogspot.com/ en el que hablaré de cine y series principalmente. A ver que te parece ¡Un abrazo, nos vemos pronto!

Un blog conojundo el vuestro.