jueves, 18 de octubre de 2007

Descubriendo el jamón

El 16 de enero de 1912, el explorador británico Robert F. Scott y su equipo llegaron al Polo Sur. Iban a ser los primeros hombres de la Historia en pisar ese punto geográfico, tras casi un año de preparativos y más de tres meses de un viaje infernal, viendo como se averiaban sus vehículos, sus animales de carga morían, y luchando día y noche contra la congelación y las tormentas de hielo. Al llegar a su objetivo, Scott descubrió algo: una bandera roja y azul ondeaba entre la nieve que caía. El noruego Amundsen se les había adelantado.

La misma cara de gilipollas que se le quedó a Scott debo tener yo ahora, asombrándome con un grupo conocido ya por millares de personas desde tiempos inmemoriales: Pata Negra. ¿Qué hago yo descubriendo hoy a esta mítica banda, cuando hace 26 años que se formó y otros tantos que se disolvió? Por alguna razón que se me escapa, nunca había caído en mis manos un disco de ellos, ni había sentido la necesidad de pedírselo a la Mula Electrónica (que es como el Ratoncito Pérez, pero en "sin papeles"). Craso error, a fe mía. ¡Qué pedazo de grupo! He empezado con El Blues de la Frontera, y los oídos me hacen chirivitas. Muy buenos sus temas de flamenco, por supuesto. Pero espectaculares, sublimes, los temas de pura fusión: el jazz de How high the moon, el rythm'n'blues de Lindo gatito o el reggae de Lunático me ponen los pelos como escarpias, tan magistralmente tocados por las guitarras gitanas de los hermanos Amador. Y aún me queda jamón para rato: ahí están esperándome sus otros cinco discos en estudio y su directo en Zeleste, a los que les he dado unas rápidas preescuchas y prometen tanto o más (¡qué buena la canción Ratitas divinas!).

Osease, que aunque Scott se quedó con cara de lelo cuando llegó al Polo Sur, quiero creer que eso no le impidió disfrutar de la belleza del paisaje. Como a mí, el hecho de llegar más de dos décadas tarde, no me está impidiendo saborear este pedazo de Pata Negra. Nunca es tarde si la dicha es buena, supongo.

4 comentarios:

Félix dijo...

Tenía olvidado este disco que oí en su día pero que no pillé. ¿Estará por ahí en el universo de las tiendas o de las mulas?

voy a encargarme la misión de recuperarlo. Tengo incluso la imagen de la portada en la mente. Gracias por sacarlo a la palestra.

Saludos.

Burdon dijo...

Yo tengo dos de los primeros discos de Pata Negra, y el resto bajados destrangis. El directo de la sala Zeleste te lo recomiendo desde ya. Ahí se ve que lo suyo no tiene trampa ni cartón, que son así de salvajes e inspiradas sus guitarras. Aparte de eso, he tenido el inmenso placer de visionar unos dvds que me pasó Cathy donde sale el Rafael en juergas privadas tocando la guitarra, improvisando y no veas, y cantando algunos de sus éxitos allí mismo, él solo con su guitarra hacía maravillas. O un concierto en el fnac que hicieron Cathy y el Rafael, el Rafael andaba inspiradísimo, muy emocionante.

Por lo demás, que disfrutes esos tesoros "pata negra" que te esperan. ;-)

Maria Rosa dijo...

Hola Rafa!
Molt interessant el teu bloc, ara te'l linko per poder-lo visitar sovint. T'hauré de fer cas i buscar Pata Negra a l'e-mule. Per cert, hi ha una cançó de Mecano sobre el capità Scott "Quien se acuerda del capitán Scott",... Nos vemos en los bares! (Això no era una cançó?) ;-)

Manu dijo...

Scott murió en el viaje de vuelta quizá por la desilusión de no haber sido el primero en pisar el polo sur.
Que no nos pase eso nunca a nosotros, nunca es tarde pa descubrir el jamón y cuanto más lo comamos mejor.
Yo estuve en el concierto del disco de la sala Zeleste, memorable e irrepetible, los mejores Pata Negra junto a los mejores Ketama (todavía hacían cosas interesantes los Carmona), eran tiempos de bajarse al moro.
Después los volví a ver en la misma sala pero ya no estaba el Raimundo y lo siento Burdon pero el Rafaelillo no estaba mu fino y es uno de los peores conciertos que recuerdo (no de pata negra que lo fue sino de todos los que he ido en mi vida).
Espero que este en buena forma ahora por el bien de la humanidad por que ese chaval tiene mucho arte y yo lo admiro mucho.
Tengo en una vitrina el vinilo del blues de la frontera para mi uno de los 10 mejores discos de la historia del rock o lo que sea español.