lunes, 4 de junio de 2007

A lo Bukowski

Estoy jodido.

Hay alguien muy cercano que dice que me repito demasiado en lo de 'jodido', y que, a menudo, soy pesado y tozudo. Será verdad.

Cabe decir también que estoy un poco borracho y aturdido. Y es que es sábado por la noche, y no tengo conexión a Internet, como cada sábado, así que no puedo perder el tiempo visitando blogs, leyendo gilipolleces y haciendo quien-sabe-qué sin ningún resultado, así que estas lineas (this shit, que diría si hubiera nacido en New Orleans)quizás no las veas hasta el domingo o el lunes.

Pero poco importa en este momento. Enciendo el ordenador, y mientras arranca y si no fuera por mi puñetera pre-úlcera, me escanciaría algo ardiente por el gaznate sin compasión, pero sería demasiado ardiente, y aunque esté borracho y jodido, aún no estoy lo suficientemente gilipollas como para fastidiarme la noche entera, así que vamos a dejarlo.

Así, de esta guisa, más plantado que un pino y con un ataque de autocomplacencia intolerable, poco puede hacerse para mejorar la situación, me auto-engaño. Vengo de tocar con los colegas un par de horas de un rock'n'roll tremendo, causante de mi borrachera, que estoy disfrutando como nunca he logrado hacer en mi vida, y ahora necesito descompresión. Sé bien que una elección equivocada sería fatal.

Pero, Dios, cual loca ruleta rusa, he decidido vender mi alma al enorme Buddy Guy y a un disco del que no tengo ninguna referencia, Heavy Love, pero que me atrae sobremanera. Y mientras pienso las rudimentarias palabras que escribo en estas líneas, dejo que me acompañe, sin ninguna protección, sin pre-concepciones.


Y qué maravilla, si hasta está cantando Jonny Lang. Si tuviera conexión, miraría la crítica del disco en Allmusic, y si tuviera menos de 4 estrellas, inventaría algún tipo de excusa para dejar de valorarlo enseguida, influenciable que es uno.

Pero como no tengo conexión y lo que me está entrando por los oídos es buenísimo, inapelable, tengo que decir que acabo de descubrir a Buddy Guy (shame, shame, shame on me!) y que su guitarra me está hiriendo profundamente tema tras tema sin piedad, sanándome a la vez de buena manera. Y pienso que ya sé lo que es el blues por fin, y eso que hace casi dos décadas que lo escuchaba, pero no lo sentía. Y me doy cuenta de que estoy atrapado, que me balanceo en su complejidad extrema, oculta en su aparente simplicidad, y que está removiendo algo escondido en la sombra.

Por fin estoy escuchando de verdad blues negro, joder. So long....

I got a problem
I got a problem
I got a problem
I got a problem
I got a problem with my woman
and I got a problem with my wife

Pedazo de disco.

3 comentarios:

Olvido A. dijo...

Joder.
Te leo una primera vez. Y en el I got a problem with my wife ya tengo una sensación extraña en la laringe. Creo que me he emocionado. Puede que sea eso que llaman "tener una lágrima en la garganta".
Así que te leo una segunda vez.
Joder (Una se queda sin palabras y acude al taco español, si hubiera nacido en Nueva Orleans, probablemente, escribiría, pensaría fuck you)
Así que abro el emule y busco. Es la única opción que queda tras estas tremendas letras de sábado (leídas un lunes, pero que da igual, no se caducan, palabra de honor).
Y no sé qué más decir. (Es mentira, podría decir Joder as aeternum).
Que me da mucha envidia no haber escrito esto yo. Que estáis desbordando el talento últimamente. Lo desparramáis, me llega desde esta calle del Bourbon y me quedo meditando, muerta de envidia, ese Joder, Joder, Joder...

david dijo...

Muchísimas gracias, Olvido. Es un placer leerte a ti también. De verdad.

Al final, cuando se disfruta de verdad es cuando uno se deja llevar, y no siempre es posible, cuando todo es tan milimétrico. Pero entonces suena el blues, y....

Jorge Onecha dijo...

Tranquilo, no tendrás que inventar ningún tipo de excusa para dejar de valorar el disco: AMG le concede dos míseras estrellas y media...

un influenciado saludo ^_^