viernes, 19 de febrero de 2021

Las crónicas de Clapton

 

Hace ya unos meses que leí la biografía de Eric Clapton, publicada en 2007, y tenía pendiente de reseñarla. Vamos a ello.

La verdad es que el libro está muy bien, y es imprescindible para cualquier fan del guitarrista británico. Evidentemente, al ser una autobiografía, es muy subjetiva, y su autor siempre justifica hechos y decisiones que en su momento le debieron hacer quedar como un cabrón. Y es que, antes de emprender carrera en solitario, se une a los Yardbirds, lo petan (con el exitazo For Your Love)... y abandona el grupo. Le ficha John Mayall para los Bluesbreakers, lo petan (con el disco conocido como Beano)... y abandona el grupo. Forma Derek and the Dominos, lo petan (con su primer álbum Layla and Other Assorted Love Songs)... y abandona el grupo. Y lo mismo con Cream, Blind Faith, y hasta con Delaney & Bonnie, a los que se unió en una gira de 1969. Así que sospecho que muchas amistades no cosechó en esos tiempos.

Luego (y supongo que no hago spoiler a nadie) viene una etapa que por desgracia es común en varias de las biografías de músicos que he leído: la adicción a las drogas primero, y al alcohol después como única manera de superar la drogodependencia.

Y por último, la tercera parte del libro, la redención y la estabilidad tras superar las adicciones.

Por supuesto, la crónica está repleta de decenas de anécdotas y retazos de vida (algunos muy conocidos, otros no tanto) de esta leyenda con mayúsculas que es Eric Clapton, y plagada de momentos y protagonistas que no es que pertenezcan a la historia de la música: es que SON la historia de la música. Así que es de lectura obligada, y 100% disfrutable, para cualquier melómano.

lunes, 8 de febrero de 2021

En el circo

 Ayer al mediodía fui al Circo Raluy con mis hijas, y al contárselo a un amigo, me pasó este  videoclip de la canción de Terence Trent d'Arby Let Her Down Easy, interpretada por el ya tristemente desaparecido George Michael en su disco en directo Symphonica (2014). Y es que el vídeo fue grabado precisamente en el Circo Raluy, con algunos de sus artistas como protagonistas.


Que maravilla de espectáculo el que ofrece este circo, por cierto, igual que maravillosa es la canción, su letra, y el clip en cuestión.
 

 

martes, 2 de febrero de 2021

En la cabeza de Rafa Pons

 

Rafa Pons está que no para. El pasado 2020 no publicó disco, pero siguió con su podcast El futuro era mejor junto a Pau Garcia-Milà; hizo conciertos semanales en streaming durante el confinamiento (Rafita Superstar por casa); siguió trabajando en lo que será su álbum a dúo con el cantautor argentino Zambayoni; y por si fuera poco, escribió y editó su primera novela: Las Cabezas, que  terminé hace unas semanas: un libro inclasificable, mezcla de autobiografía, ficción, ensayo, relato humorístico, diario de bitácora de sus conciertos, e incluso esoterismo.


Los fans de Pons se adentrarán en su cabeza y descubrirán centenares de referencias a la obra y carrera del barcelonés, incluyendo historias sobre sus inicios, anécdotas de sus años de trayectoria musical, menciones a compañeros de profesión y hasta estrofas de sus canciones. Una experiencia disfrutable para los seguidores de este heredero de Sabina, cuya música y sobre todo cuyas fantásticas letras no tienen el reconocimiento que merecen, en mi humilde opinión. Pero ya sabemos que corren malos tiempos para la lírica, y que hoy lo que vende son "artistas" como Camilo, y rimas tan elaboradas como "No es vida de rico / pero lo paso bien rico". En fin...

lunes, 25 de enero de 2021

Mis discos internacionales preferidos de 2020

 

Si me costó hacer una lista con los 5 mejores discos nacionales de 2020, lo mismo me ha pasado con los internacionales. Ojo, no dudo que haya habido una buena producción discográfica este año, aunque seguro que el maldito virus habrá abortado o retrasado sine die varios proyectos. Pero es que últimamente escucho mucha música de las remotas décadas de los 70, 60 e incluso anteriores, y dedico poco tiempo a las novedades.

Pese a ello, sí han habido algunos trabajos recientes que me han alegrado las orejas, y es justo dedicarles este post. Así que vamos con los que han sido mis 5 discos internacionales favoritos del que hace poco llamábamos "el año de la pandemia", y que ahora descubrimos con horror que tendremos que llamar "el año que empezó la pandemia".

  1. Strange Days, de The Struts
  2. Containment Blues, de Anthony Gomes
  3. My Dony, de Grant Dermody
  4. Memphis Grease, de John Németh
  5. Too Far from The Bar, de Sugar Ray & The Bluetones

 


viernes, 15 de enero de 2021

14º aniversario

¿Os acordáis que hace cuatro días colgué un post diciendo que era el 13º aniversario del blog?

Pues mira, ha pasado un año: hoy este Bourbon Street Online cumple la friolera de 14 primaveras.

Eso sí, si el 15 de enero pasado un pesimista nos dice lo que iba a ocurrir en los meses sucesivos, le tiramos el vaso medio vacío a la cara, por cenizo.

Pero sí, ha sido un año aciago, que todos hemos sobrellevado como hemos podido. Y en mi caso (y en millones de casos más), se ha hecho más soportable gracias a mi colección de CDs, a las listas de Spotify, a su infinito surtido de discos, a mis clases de armónica, a bailar con mis hijas... Decía el amigo Nietzsche que la vida sin música es un error. No le faltaba razón: ¿alguien se imagina pasar un confinamiento sin música? ¡Si hasta le pusieron banda sonora! Aunque como alguien me vuelva a obligar a chuparme el Resistiré mañana, tarde y noche, que me vayan guardando cuchara y tenedor en Carabanchel. 

Mientras tanto, los músicos, sobre todo los alejados del mainstream, se han quedado sin su principal fuente de ingresos: el maldito virus les ha obligado a cancelar giras y conciertos, y a no saber cuando la pandemia les permitirá volver a los escenarios a mal ganarse la vida.

Así que hoy levanto mi copa por ellos y les dedico este brindis de aniversario igual que les dedico este blog desde hace 14 años. Esperando que no desistan, que sigan agarrándose a su vocación, y que con su arte sigan haciéndonos felices.
 

 PD: Los miembros de la banda cuyo vídeo acompaña este post no son de los pequeños artistas de los que antes hablaba, pero... ¡vaya temazo!